miércoles, noviembre 25, 2009

Escenas de cine que me gustan: Todo el mundo al carajo. Amén. [Monólogo en funeral. Synecdoque New York.]

Hace poco tiempo que la vi, la opera prima como director de un talentoso guionista: Charlie Kauffman, sinceramente poco le entendí para explicarla, pero es una de esas películas que las entiendes con el alma y no con la razón, me encantó. La vi una vez y hasta hace rato recordé una escena que me sacó las lágrimas por lo hermosa que es, es la secuencia final de la película. En el trayecto del recuerdo saltó otra escena que se desarrolla en un funeral y que es grandiosa. Cada palabra, la música, el sentiemiento, simplemente lo crees, y para los que han ocultado sus penas por mucho tiempo y creen estar bien como lo hice yo lo entenderán, si esas palabras me las hubieran dicho tiempo atrás creo que no habría desperdiciado casi nada en la vida, pero bueno, las cosas suceden por algo.

Por eso quiero compartir la escena con cualquier persona que lea esto:



Traducción:
Todo es más complicado de lo que crees, sólo ves un décimo de lo que es verdad.
Existen millones de pequeñas cuerdas pendientes de cada decisión que tomas, puedes destruir tu vida cada vez que eliges, pero tal vez pasen veinte años sin que lo sepas, y quizás nunca puedas detectar qué lo causó. Y sólo tendrás una oportunidad para lograrlo. Sólo haz un intento y piensa en tu propio divorcio.
Y te dirán que no existe el destino, pero existe, es el que tú construyes. Y aunque el mundo continúe por eras y eras tú sólo estás aquí por una fracción de fracción de segundo. La mayoría de tu tiempo la pasarás muerto, o nonato. Pero mientras estés con vida, esperas en vano desperdiciando años, una llamada telefónica, o una carta, o una mirada de algo o alguien para hacerlo bien. Y nunca llega o parece que, pero no es en serio.
Entonces gastas tu tiempo penando vagamente, o con una vaga esperanza por algo bueno que se supone vendrá.
Algo que te haga sentir conectado.
Algo que te haga sentir completo.
Algo que te haga sentir amado.
Y la verdad es que me siento tan enojado.
Y la verdad es que me siento muy para el carajo.
Y la verdad es que me he sentido para el carajo por tanto tiempo.
Y durante ese tiempo he estado fingiendo que estoy bien, sólo para pasarlo, sólo por... no sé porque. Tal vez porque nadie quiere oír sobre mi miseria, porque cada uno tiene la propia.
Todo el mundo al carajo. Amén.

Sí quieren ver la película online, está en el blog.

2 comentarios:

  1. que llegador... buenas palabras...

    fuck everybody...

    ResponderEliminar
  2. De hecho en el entorno y contexto de la película este monólogo es crucial. Impactante, se torna fabuloso y maravilloso, es una delicia =P

    Saludos.

    ResponderEliminar

Tu comentario siempre será bienvenido, sólo procura no firmar como 'anónimo'. Gracias