jueves, febrero 11, 2010

Página en blanco.

No hay nada tan descorcentante como una hoja de papel en blanco o el brillo chispeante de una pantalla vacía, sobre todo entre el momento en que un ilustrador profesional recibe un encargo y el momento en el que hace su primer trazo. Esta sensación de desconcierto puede evolucionar rápidamente hacia una sensación de incomodidad, que poco se diferencia de las sensaciones experimentales en la infancia cuando esperábamos en el despacho del director. De forma inevitable, el temor, combinado con estrés puede convertirse en pánico, y manifestarse síntomas como náuseas, palpitaciones y sudores repentinos fríos y calientes, cada vez más agudos. En estas circunstancias, la única cura posible es una idea.


Lawrence Zeegen / Crush Principios de ilustración. GG

Esta reflexión puede ser trasladada del contexto original hacia muchas partes, cada que emprendemos algo nuevo, cada vez que vamos hacia algo diferente, un nuevo punto de partida.

1 comentario:

  1. Dicen que es bueno tener una libreta al lado de la cama, porque a medida que vas despertando los sueños se esfuman, y en los sueños puede haber muchas ideas :)

    De hecho creo que en los lugares menos pensados es donde aparecen las ideas, ya que nuestro cerebro -o al menos el mío- procesan la información mucho tiempo en el subconsciente, cuando está listo me empieza a dar las ideas a deshoras, ya sea en la calle, en el sofá, en una fiesta, etcétera. Pero para que eso pase necesito tiempo, no es cuestión de un día o dos :P

    Saludines n_n

    ResponderEliminar

Tu comentario siempre será bienvenido, sólo procura no firmar como 'anónimo'. Gracias