martes, diciembre 08, 2009

29 años después, seguimos imaginando.

«No dije que The Beatles son mejores que Jesucristo, dije que somos más populares, como lo puede ser la televisión o cualquier otra cosa».
John Lennon 1966


Cientos de canales de televisión, emisoras de radio y periódicos anunciaban su asesinato en Nueva York, al pie de su casa, en el edificio Dakota donde vivía junto a su esposa, la artista conceptual japonesa Yoko Ono. En un primer momento, muchos se resistían a creer la noticia

El autor de Power to the people, el artista fundamental de la revolución musical de la década de los 60, el icono de la contracultura que contribuyó a darles vida a las utopías de la generación de los flores, el activista que le plantó cara a la guerra de Vietnam y pidió que la paz fuera al poder, había desaparecido para siempre.

El lunes 8 de diciembre de 1980 fue el último día en la vida de John Lennon. En la mañana había saludo a los neoyorkinos con un mensaje radial grabado sobre su más reciente disco, Double Fantasy, una obra maestra con la que rompió cinco años de silencio discográfico.

Un álbum que significó su retorno al universo musical y ya se estaba convirtiendo en un suceso de gran resonancia.

En el mismo instante en que se transmitía su mensaje radial, desayunaba en la cafetería de siempre y arreglaba los últimos detalles de la larga jornada que tenía por delante. De regreso al Dakota, accedió a entrevistas telefónicas y recibió en su habitación a la artista del lente Annie Leibowitz para cumplir con una sesión de fotos.


Más tarde una de esas imágenes, en la que aparecía desnudo besando a Yoko Ono, fue publicada en la portada de la revista Rolling Stone, una portada que se convertiría después en la mejor de los últimos 40 años según un jurado de periodistas.

Luego salió rumbo a su estudio de grabación. Antes de subirse a su automóvil, le firmó una copia de Double Fantasy a un fan que lo esperó durante largo rato. El mismo que esa noche, cuando Lennon regresaba a casa, le disparó cinco balazos.

Así terminaba la vida de uno de los grandes mitos de la década del 60, un artista total, convencido de que todo lo que necesitaba la humanidad era amor. No le faltaba razón.

Pero Lennon no ha muerto. Cada año se reúnen miles de personas en el planeta para desmentir ese oscuro recuerdo que tiñó de luto el inicio de los años 80.

Cuba es una de esas plazas. En la isla los miles de seguidores de Lennon demuestran desde hace años que él está tan vivo como el primer día en que empezó a tejer los hilos de su leyenda.

Con esa intención, 12 músicos de distintos estilos y tendencias subieron la víspera al escenario del Maxim Rock, en la capital cubana, para ofrecer un concierto en su honor bajo el título Imagine Lennon.

Influenciados de diversas formas por la filosofía de Lennon, interpretaron un extenso repertorio de más de 30 temas que acercaron el espíritu rebelde y socialmente consciente del ex Beatle.

Entre la lista de canciones figuraron Because, Eleanor rigby, The ballad of John & Yoko, I'm the walrus, Back in the Ussr, While my guitar gently weeps, Michelle, Yesterday, La balada de John, sentado y no crucificado, Strawberry fields forever y Come together.

El concierto cerró con todos los músicos cantando Imagine para dejar en claro que el sueño de John Lennon no ha terminado.

Y aunque no sea Navidad...


fuente | prensa latina

2 comentarios:

  1. holaaaa graxias por pasar a mi blogg, no es tan interesante como el tuyo, pero ia lo agarre para una forma de desahogo jejejee bueno ke tengas buen dia, bueno lo ke keda, por cierto estudio diseño grafico

    ResponderEliminar
  2. holaaaa graxias por pasar a mi blogg, no es tan interesante como el tuyo, pero ia lo agarre para una forma de desahogo jejejee bueno ke tengas buen dia, bueno lo ke keda, por cierto estudio diseño grafico

    ResponderEliminar

Tu comentario siempre será bienvenido, sólo procura no firmar como 'anónimo'. Gracias